Ballenas y el Hombre

Se sabe que la caza de ballenas era una práctica habitual en algunas comunidades costeras en los inicios del siglo XX. Este tipo de caza a baja escala y desarrollada para un uso local, no causaba grandes impactos sobre las poblaciones balleneras. Sin embargo la intromisión de la industria ballenera y su desarrollo y modernización, hizo que muchas de las poblaciones de ballenas comenzaran a declinar fuertemente.

El aumento de la demanda de aceite y carne, la incorporación de vapores y posteriormente barcos factoría hacen que especies como la ballena azul, que por su velocidad de desplazamiento eran difíciles de cazar, fueran capturadas con mayor facilidad. De esta manera, a mediados del Siglo XX, la mayoría de las especies de grandes cetáceos presentaban problemas de conservación y estuvieran al borde de su desaparición.

[su_spoiler title="Industria ballenera en Chile" icon="plus-circle"]Por alrededor de 200 años la industria ballenera estuvo presente en Chile, operando principalmente en la zona central y centro sur del país, pero también existen registros de productividad entre los extremos norte y sur. Como evidencia de ello se pueden observar factorías abandonadas en Quintay (Región de Valparaíso), San Carlos (Región de Los Ríos) e Isla Guafo (Región de Los Lagos). Empresas nacionales y extranjeras conformaban la industria ballenera en Chile. Barcos norteamericanos, ingleses y noruegos también cazaron durante décadas, capturando especies como cachalotes, ballenas francas, ballenas jorobadas y ballenas azules. Esta intensa actividad, que hizo disminuir las poblaciones de cetáceos, sumado a la baja de los precios de algunos subproductos, provocó que la actividad terminara completamente a fines de los años 70.[/su_spoiler]

[su_spoiler title="Protección mundial a la ballena" icon="plus-circle"]Los graves problemas de conservación que presentaban los grandes cetáceos, después de la industria ballenera, llamó la atención de organismos internacionales y fomentó que algunos países adhirieran a convenciones internacionales prohibiendo la caza comercial de ballenas. El hito más relevante fue la moratoria a la caza comercial de ballenas establecida el año 1982 en la Comisión Ballenera Internacional (CBI).[/su_spoiler]

[su_spoiler title="Hablemos de los cetáceos" icon="plus-circle"]
En las aguas chilenas podemos encontrar el 44% de las especies de mamíferos marinos a nivel mundial. De todos ellos, el grupo mejor adaptado a la vida acuática es sin duda el de los cetáceos: delfines, marsopas y ballenas, a pesar de su condición de mamíferos (respiran mediante pulmones, gestan sus crías en el vientre materno y las alimentan con leche a través de glándulas mamarias, regulan su temperatura corporal). Son sus competencias físicas las que los hacen exitosos en el medio marino, por ejemplo:
– son muy hidrodinámicos (poca resistencia al avanzar en el agua)
– poseen los orificios nasales (espiráculos) en la parte dorsal o atrás en la cabeza
– poseen un sistema similar a un radar que le permite detectar presas en zonas con poca o nula visibilidad (eco localización).

Estos mamíferos marinos son considerados como consumidores importantes en la cadena trófica, por un lado, se encuentra la ballena azul que consume grandes cantidades de krill, y por otro, las orcas, que depredan a otros mamíferos marinos.[/su_spoiler]